Lic. Luz Canales Trillo Periodista Colegiada CPP 271

Señores autoridades, no nos mientan. No nos maquillen las cifras. No nos informen lo que les conviene. Más importante que las dádivas y las fotos de figuretismo es la eficacia de las respuestas de política pública y la gestión de las mismas.


No pretendan ocultarnos que el sistema de Salud está agonizando. Era predecible esta dramática situación. Lo cometamos al inicio del estado de emergencia. Nuestro sistema de Salud a nivel nacional es débil. Pese a los recursos que el país poseía se priorizaba cualquier cosa, menos la Salud y la Educación, esa deficiencia e incapacidad de los gobiernos anteriores y transitorios es la que hoy vemos convertidas en falencias y carencias hospitalarias.


El hospital Santa María del Socorro en Ica, tenía a una paciente de Covid-19 en los exteriores, la imagen se filtró y en redes tildaron de inhumanos a los galenos del nosocomio, pero la imagen no miente. La paciente estaba expuesta. Luego con un comunicado el hospital minimizó el caso sin fundamento al señalar que solo estaba un rato porque la iban a trasladar.


En Chincha la situación parece estar más crítica. El director del hospital San José de Chincha, Carlos Navea, tuvo que revelar que 13 profesionales de la Salud dieron positivo al covid-19. Señaló también que la capacidad del hospital es limitada y podrían los pacientes terminar en las calles a falta de camas; “no tenemos respuesta para más capacidad, no hay recursos humanos”.  Definitivamente, el hospital está debilitado sin el elemento fundamental de los profesionales de la salud, además de las carencias en camas y respiradores.


Los hospitales ya no tienen cabida para más, en todo el país ya colapsaron. Tres hospitales en Lima, entre ellos el Hipólito Unanue ubicado en El Agustino, esta semana dijo no poder más. Los cadáveres a causa del coronavirus estaban tendidos en las áreas verdes del nosocomio.
En Lambayeque, el director del cuerpo de médicos del hospital regional, entre lágrimas gritaba no tener médicos para atender a más pacientes. Contó que la situación es tan grave que hay momentos en los que apenas dos médicos deben atender a decenas de pacientes. (enlace con RPP).


En Ucayali, hospital amazónico de Yarinacocha, hay enfermeras contagiadas. No hay médicos, no hay equipos, no hay camas, no hay hospital. Solo una precaria carpa de atención que ante la lluvia se viene abajo. El personal de salud, rezaba llorando en los exteriores ante la impotencia de ver morir a pacientes y no poder ayudarlos. “No tenemos los implementos, no tenemos médicos, no podemos atenderlos”. En Iquitos, fallecieron dos médicos en la guerra contra el virus. Verdaderos héroes.


El sistema de salud ha colapsado. Estamos en la fase 4 y los especialistas han referido que en esta etapa el virus está en el ambiente. Por favor, no nos mientan, no nos maquillen antojadizamente las cifras diciendo que todo está bien. Escucho al director regional de salud de Ica, que reiteradamente junto al gobernador indican que todo está de maravillas en los nosocomios.  Las cosas no están bien. Necesitamos más profesionales médicos, más respiradores e implementos que nos fortalezcan como región para enfrentar el virus que se expande más. Este es un problema a nivel nacional, por qué mentir con que todo está de maravillas. Esa mala información fomenta el desorden, el agrado de muchos irresponsables que creen que aquí no pasa nada. Que falta de criterio.


Jalón de orejas. El contralor de la República, Nelson Shack, expresó que “la pandemia y el estado de emergencia ha revelado vergonzosamente que las autoridades locales y regionales no han sido capaces de distribuir el presupuesto asignado. Considerando que el gobierno central destinó millones para mitigar el riesgo frente al coronavirus.
El Defensor del Pueblo, Walter Gutierrez, informó que Ica no tiene un Plan de contingencia ante el coronavirus. “Tras la supervisión nacional, Ica no tienen plan de reforzamiento de los servicios de salud y contención del Covid-19”, dijo a RPP. 


El Colegio profesional de Médicos de Ica, a través de un pronunciamiento exhortó al gobernador, hacer un análisis real de los recursos humanos, equipos y material con que se cuenta, porque el personal de salud solicitó licencias por edad o factor de riesgo, tras las declaratoria del estado de Emergencia. Además, pidieron incluir a funcionarios probos con capacidad y experiencia en la toma de decisiones en salvaguarda de la salud de las personas.
Entonces, no nos vengan con cuentos. Se desconoce las cifras reales, porque las cifras del MINSA solo son de pacientes que llegan a los hospitales, pero los asintomáticos y para quienes no llegó una muestra molecular o una prueba rápida, se desconoce si posee el virus. No hay cifras reales.
El gobierno ha emitido el Decreto Supremo N° 080-2020-PCM, que aprueba la reanudación de actividades económicas en forma gradual y progresiva dentro del marco de la declaratoria de Emergencia Sanitaria Nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del COVID-19. Creo que sí es necesario algunas actividades, pero no en el cronograma establecido, es muy pronto para normalizar las actividades entendiendo que hay una gran población que hace caso omiso a las restricciones, esta medida podría ser un peligroso retroceso al avance ganado.


Esta guerra ya no es peleada por las autoridades ni del gobierno central, regional ni local. Es una batalla de cada uno. Esta lucha la ganarán quienes tengan la capacidad de obedecer y tener conciencia para adoptar medidas de prevención. Así como van las cosas, si te contagias lamentablemente no tendrás ni médicos, ni respiradores, ni camas. Quedémonos en casa y cumplamos un protocolo de limpieza y desinfección, para sobrevivir a esta epidemia.
Quiero expresar mi agradecimiento reiterado a aquellos médicos, policías, enfermeros, miembros del ejército todo aquel que arriesga sus vidas en favor de los demás. Ellos que van a la batalla sin escudos ni armas, pero allí están. A la misma vez, darle el más sentido pésame a los familiares de los más de 1000 fallecidos.
Sé que es difícil esta situación, pero tenemos que ser conscientes y responsables. Nos enfrentamos a un virus mortal, entiéndanlo y sumemonos para evitar más muertes.