La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL), a través de la Intendencia Regional de Ica, realizó una orientación y asistencia técnica a diversos medios de transporte informales de Ica, que se dedican a proveer de trabajadores, a los diversos fundos de las empresas agroexportadoras, situadas en esta ciudad.

La diligencia se realizó en el paradero conocido como El Álamo, lugar donde hallaron a trabajadores, que se desempeñan como peones, aglomerados en los buses y camiones, es decir, sin cumplir con el distanciamiento social. Otros, no tenían colocada la mascarilla de forma correcta. También se observó que los vehículos no tenían la separación adecuada para evitar contagios de COVID-19 entre los pasajeros.

“Ica es una región que se encuentra en cuarentena focalizada, pero que es importante para la reactivación de la economía nacional, por la agroexportación y la minería. Por ello, es estratégico estar presente con la inspección laboral y brindar asistencia técnica en las medidas de bioseguridad”, indicó el Superintendente Nacional de Fiscalización Laboral, Juan Carlos Requejo.

Señaló, además, que junto al equipo de inspectores Perú Formal Rural se viene verificando un total de 49 empresas agroexportadoras de Ica, donde se inspecciona si los trabajadores se encuentran en planilla, es decir si laboran formalmente. También se verifica la seguridad y salud en el trabajo, como el implemento de las estaciones de lavado de manos, el estado de los extintores, el manejo de agroquímicos, entre otros.

Participaron en las diligencias personal de la gerencia de transportes de la municipalidad provincial de Ica, la DIRESA y la PNP.