Desde que Rodrigo Cuba se separó se Melissa Paredes tras el ampay, el futbolista no ha dejado de compartir con sus seguidores los emotivos momentos que pasa junto a su pequeña hija Mía.

Este sábado, el deportista volvió a sorprender con un nuevo tatuaje que le recuerda logro importante en el proceso de divorcio que mantiene con la protagonista de la telenovela “Ojitos Hechiceros”.

El ‘Gato’ Cuba decidió sellar sobre su piel la fotografía en la que aparece tomando la mano de la pequeña, imagen que compartió en su cuenta de Instagram cuando logró obtener la tenencia compartida de la menor.

El nuevo integrante del club Sport Boys del Callao se realizó el tatuaje en honor a su hija en la pantorrilla izquierda. Este diseño está acompañado por la frase: “Juntos por siempre”.