El confinamiento general por el Covid-19 ocasionó un impacto positivo para los recursos hídricos como es el caso del río Rímac, el Ministerio de Agricultura y Riego a través de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) verificó un cambio de color a la altura de la zona de chosica y Chaclacayo.

En el tramo del distrito de El Agustino, Rímac y San Martin sucede lo mismo pero en menor proporción. También se observa, una disminución del arrojo de desmontes y residuos sólidos.

La ANA, explica que la turbidez y sólidos en suspensión del río se debe a la ausencia de material flotante de origen antrópico (actividades productivas clandestinas sin operación) y la disminución de arrojo de basura, así como de la extracción de material de acarreo, lo cual ha influenciado en el mejoramiento de la calidad del agua por su capacidad de autodepuración de marea natural.

De acuerdo a ultimas evaluaciones año 2019, el río Rímac es aquel con mayor cantidad de parámetros que incumplen los Estándares de Calidad Ambiental (ECA) por la presencia de coliformes termotolerantes y ciertos metales y metaloides. En ese sentido para su potabilización demandan de una mayor cantidad de insumos químicos para entregar un producto de calidad y llegar a los hogares.

F/ANA