Irónicamente, siendo un país potencial en agroexportación, nuestros productos a exportar son los más caros para traerlos a nuestra mesa. Recordemos aquella frase, tristemente célebre de Antonio Raimondi; “el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”. Han pasado más de 30 años y el mendigo sigue en el mismo lugar.


La pobreza en el área rural afecta al 42 % de población, en el área urbana al 15 %, no podemos despegarnos de la pobreza extrema que tiene al 3.8 % de las familias en todo el país. El crecimiento económico el 2019 apenas llegó al 2.16 %, record por debajo de su potencial desde el 2002, su peor desempeño anual en una década.


Más de 28 millones de soles se perdieron por corrupción sólo en el departamento de Ica, durante el 2019. Fueron 138 funcionarios y servidores públicos identificados en el mal uso de los recursos públicos, con responsabilidad penal, administrativa y civil. Lo informó el Sistema Nacional de Control (SNC), tras las auditorias posteriores realizadas. Sin embargo, ellos podrían quedar sin sanción según el contralor general de la República, Nelson Shack, “por la falta de potestad sancionadora”. A nivel nacional se perjudicó al Estado por más de 921 millones de soles por actos de corrupción en los tres niveles de gobierno.


Esto no parece significarle nada al presidente Martin Vizcarra que, junto a su inestable gabinete ministerial, decidieron aumentarles el sueldo a los alcaldes siendo conscientes de su pésimo desempeño en la administración de los recursos del Estado. Según versión del oficialismo, el aumento a casi el 100% de los alcaldes es para evitar actos de corrupción, qué ingenuidad creer que esa es la solución como certera medida de lucha contra la corrupción.

Los tres poderes del Estado deben trabajar articuladamente y junto a los tres niveles de gobierno de forma multisectorial, con programas planificadas de forma transversal con el mismo objetivo de canalizar el trabajo y esto pueda llegar a todos los sectores del país. No centralizándolo. Menos aún, perdiendo el tiempo en discusiones, fanatismos, populismos y riñas de partidos políticos.

Como siempre, estas disyuntivas y perjuicios económicos en la administración pública solo perjudican gravemente a los más vulnerables. He allí la respuesta a tantas veces preguntándonos por qué estamos en la miseria siendo un gran país de potencia mundial agroexportador y con gente del pueblo emprendedora.

El nuevo Congreso a instalarse dentro de poco, tiene como principal agenda recuperar la confianza a la población, y darle agilidad a las medidas de reforma política y judicial que esperan su instalación. Esperemos que no se distraigan en temas absurdos como los que ahora se muestran, líos internos de partidos políticos donde pretenden poner sus intereses personales, otros partidos donde ni se conoce al líder de su organización. Personajes nuevos en política como pedían los electores, pero se filtraron muchos sin horizonte.

El mendigo seguirá sobre el banco de oro, si no despertamos como población y demandamos resultados a los alcaldes distritales, provinciales, gobiernos regionales, ministros y presidente de la República de la tarea que el pueblo los ha encomendado.

https://luzcanales.blogspot.com/2020/03/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí