Una joven activista de 23 años desapareció el 23 de agosto del 2016 luego de salir de su casa en el Callao. Su cuerpo fue hallado 3 años después, el 18 de febrero de 2020. Solsiret Rodríguez fue asesinada, descuartizada y enterrada en la vivienda de sus asesinos. Recién en febrero de 2020, los responsables fueron detenidos.


La acusación fiscal está como homicidio simple, y la madre de la víctima exige que sea tipificado como feminicidio por la crueldad y el ensañamiento con Solsiret. Contó que algunas partes de su cuerpo aún no han sido halladas.


Este caso se reportó ante el entonces ministro del Interior Carlos Basombrío, quien restó importancia y ahora reconoce que la policía a su cargo tuvo deficiencias en la investigación policial calificándola de pésima y hasta frívola. Haciendo un mea culpa que a estas alturas es lavarse las manos.


Qué estamos haciendo con el pésimo desempeño de la policía, con el insuficiente número de efectivos, con los exiguos mecanismos de investigaciones ante crímenes sin resolver. Definitivamente es un problema nacional que no tiene solución y nos tiene inmerso en este flagelo.
Quienes saben de este grave problema y lo aprovechan para sus fines son la delincuencia que cada vez gana mayor terreno sobre la sociedad. Los últimos días hemos sido testigos de asesinatos, robos, asaltos, sicariatos y de marcas instalados en las agencias bancarias. Sicariato en Pisco y Chincha; asaltos en Ica y robos en toda la región; revelan el nivel de desprotección en la que nos encontramos. Se supone, que es el Ministerio del Interior quien debe garantizar la seguridad al ciudadano a través de los agentes policiales, pero están atados de manos ante el número insuficiente y las falencias internas en comisarias y unidades policiales, además de actos de corrupción en la institución. 


Mientras nos indignamos por los hechos de sangre, el Estado declaró en Emergencia Tacna, Arequipa, Puno y otras ciudades. Los huaicos y lluvias han dejado muertos, personas desaparecidas y viviendas afectadas. Situación lamentable que cada año se repite y aun no se pude trabajar un sistema de prevención en las zonas de alto riesgo.
La riada política también puso en situación peligrosa a Yehude Simon esta semana. El ex primer ministro de Alan García, es investigado por supuestamente haber recibido dinero de Odebrecht, en el caso Olmos. Las conversaciones de WhatsApp que sostuvo Jorge Barata con la esposa de Alan García, Roxanne Cheesman,  evidenciaría su vínculo y cercanía para obstaculizar las investigaciones.


Las movidas políticas también alcanzaron a la familia de Ollanta y Nadine. Recordemos que un colaborador eficaz reveló que la expareja presidencial recibió más de 18 millones de Odebrecht. Fiscalía abrió investigación preliminar contra Tania Quispe, exjefa de la Sunat, y prima de Nadine, por presuntamente no fiscalizar a la constructora brasilera y a las empresas vinculadas al ‘Club de la Construcción’.
El caso Solsiret; el sicariato en Chincha y Pisco; el estado de Emergencia y la corrupción seguirán siendo materia de discusión mientras no exista un planteamiento idóneo para combatirlo y preventorio para evitar que la historia se repita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí