Con el claro propósito de brindar seguridad y confianza a las mujeres en Cochabamba, hace tres meses dos emprendedoras iniciaron con el servicio de transporte privado exclusivo para este sector, para niñas, niños y adultos mayores.

“Taxi Lady” y “Madame Taxi” son las dos empresas que van sumando día a día mujeres al volante. En medio de la crisis por la pandemia, es una opción para generar recursos y de alguna forma empoderar a las madres ofreciéndoles independencia económica.

La iniciativa “nace como una respuesta sobre todo a la inseguridad que existe en la ciudad, un problema latente no solamente en nuestro país, sino en el mundo entero”, explicó Jlenia Zárate, propietaria de “Taxi Lady”.

Lastimosamente, dijo, “las mujeres, los niños, las personas de la tercera edad somos una población bastante vulnerable con respecto a la seguridad”. Recordó que incluso ella y su hija fueron víctimas de asaltos en la ciudad.

“Por eso lo que vemos es más por la seguridad de estos grupos vulnerables”, dijo. Fernanda Antezana, propietaria y fundadora de “Madame Taxi”, contó que además de brindar un servicio seguro también buscaba generar ingresos para su familia, afectada por la pandemia.Jlenia Zárate trabaja con su vehículo o con el de su padre.

Antes contaba con una tienda virtual que tuvo que paralizar. “Y en vez de tener mi autito parado, empecé a trabajar. Fue algo imprevisto y particular que inició con el apoyo de mi madre, Ádima Jaldín”, comentó.

Ádima ahora es parte de su equipo junto a otras tres mujeres que brindan el servicio. “Con el apoyo de mi madre pude vencer cualquier estereotipo, miedo a la sociedad y salir en busca de mi sueño”, expresó.