na menor de 4 años de edad falleció el pasado 7 de setiembre a causa del coronavirus, convirtiéndose en la víctima más joven de Texas, Estados Unidos, luego de que muchos de sus familiares se contagiaran.

Kali Cook falleció mientras dormía, horas después de mostrar síntomas de coronavirus. La pequeña niña no estaba vacunada, pues los menores de 12 años aún no son elegibles para ello en el condado de Galvestone.

Lo que hace más trágica la historia es que la madre de la menor, Karra Harwood tampoco recibió la vacuna, pues era una asidua antivacunas, según declaró a The Daily News.
“Yo era una de las personas que estaba en contra, estaba en contra. Ahora, desearía no haberlo estado nunca”, aseguró Harwood.

El fallecimiento de la menor se da mientras los informes de la variante delta va en aumento en los niños del país norteamericano. Solo en el condado de Galvestone, donde falleció la pequeña Kali, se registró 1.382 casos en niños menores de 12 años.