Fueron las palabras de Livia Huaman Dávalos (36), una angustiada y preocupada madre de familia, quién el 10 de octubre al mediodía fue al centro de salud del distrito de La Venta a recibir la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19 sin saber que en los días posteriores comenzaría a sentirse mal, hasta perder parte de la movilidad de su cuerpo.

Cabe señalar que la señora, acudió hace dos días atrás, al hospital regional de Ica, donde sólo le dieron analgésicos como paracetamol e ibuprofeno. Ella es natural de Quillabamba, La Concepción, Cuzco, y por motivo de trabajo viajó a Ica con el motivo de laborar en una empresa agroexportadora.

La señora Huamán Dávalos tiene tres menores de 15, 12 y 4 años de edad, es madre soltera ya que su ex pareja la dejó con sus hijos y en la actualidad no le pasa una manutención.

En estos momentos, ella no cuenta con trabajo debido a su delicado estado de salud, por lo que solicita apoyo de las autoridades, médicos y ciudadanía en general.

Si usted desea brindarle ayuda, puede comunicarse al siguiente número: 938729264.

Créditos: Antonella Terrones