Este año se cierra con broche de oro. y es que seremos testigos de un fenómeno astrológico que no pasaba hace 800 años atrás: la alineación de los planetas Júpiter y Saturno, conocida como “la estrella de Belén”, esa que según la religión católica fue guía de los reyes magos para llegar al portal a adorar al Niño Dios.

Esta conjunción entre planetas, podrá ser vista entre el 16 y 21 de diciembre. Y se podrá observar mejor en los lugares cercanos a la línea del Ecuador.

La última vez que esto ocurrió este evento fue el 4 de marzo de 1226 y la próxima vez que ocurra este fenómeno astronómico probablemente será el 15 de marzo de 2080.

En una entrevista a la revista Forbes, el astrónomo Patrick Hartigan de la Universidad Rice indicó que la conjunción de Júpiter y Saturno es un fenómeno muy raro que será excepcional en esta ocasión debido a lo cerca que se verá.

“Las alineaciones entre estos dos planetas son bastante raras, ocurren una vez cada 20 años aproximadamente”. Los planetas aparecerán tan alineados que se verán como un planeta doble.