Cada 1 de noviembre la iglesia católica celebra el Día de Todos los Santos en memoria de las personas que llegaron al cielo. Y, como algunas de ellas han sido canonizadas, son propuestas como ejemplo de vida cristiana y tienen un día especial para su recordación en el santoral.