Un reciente informe de la Contraloría, realizado entre el 8 y el 13 de abril, se advierte de las deficiencias que presenta el Hospital de Emergencias de Ate Vitarte, destinado a la atención de pacientes con cuadros graves de COVID-19.

Entre las deficiencias se registran 35 ventiladores sin funcionar y apenas un total de 20 camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Al respecto, la subgerenta de Control del sector Salud de la contraloría, Patricia Suárez, dijo a El Comercio que “(hay) 35 ventiladores incompletos, sin la totalidad de accesorios”. Dichos equipos fueron vendidos por la empresa Trademedic S.A.C.

Días atrás Cuarto Poder reveló que Trademedic S.A.C. revendió los ventiladores a un precio mayor. De los 35 ventiladores adquiridos, 26 formaban parte de un lote que había sido separado por el consorcio de salud Tacna y costaban tres veces menos de lo que fueron vendidos al Minsa.

La Contraloría informó que solo se cumplió con el 28% de la entrega por parte de la empresa Trademedic.

Además, precisaron que “existen evidencias suficientes de que los 35 ventiladores volumétricos sin brazos de soporte de circuito paciente (…) no son apropiados para el manejo de pacientes con síndrome de distrés respiratorio agudo por infección grave por COVID-19 en la UCI, por cuanto generan alto riesgo de extubación y muerte accidental de los pacientes”.

Fuente Canal N