En medio de gritos, insultos, golpes y hasta balazos fueron sepultados los restos de las hermanitas de 2 y 4 años asfixiadas por su propio padre Jonny Jesús Auris Matos (26) en el cementerio del distrito de Salas -Guadalupe.

Durante el trayecto al camposanto empezaron los insultos entre las familias del parricida Jonny Jesús Auris Matos y la madre Carmen Caicco Licapa (20). Una vez que los féretros de las pequeñas fueron colocados en sus nichos la situación se tornó más violenta.

Integrantes de ambas familias terminaron agarrándose a golpes tras el sepelio en pleno camposanto acusando mutuamente a los progenitores de ser los responsables del doble parricidio.

Los policías tuvieron que utilizar sus armas de reglamento y realizar disparos disuasivos al aire para dispersar a los revoltosos. Los asistentes al sepelio corrieron en diferentes direcciones para ponerse a buen recaudo, logrando recobrar el orden.

Fuente PErú 21

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí