Por Augusto Blas

Non son animales pero los tratan como tal y no es una novedad, pero hoy en esta situación de emergencia debe de haber un punto de quiebre para terminar con todo esto. Amparados por la ley de promoción agraria con más dos décadas de vigencia los agroexportadores han tenido el mundo a sus pies no sólo para lucrar sino sobre todo para sacar de sí lo más bajo y ruin de un ser humano LA EXPLOTACIÓN algo por lo que universalmente se ha luchado para desterrar pero que acá en Ica se aplica con el silencio cómplice del estado representado por la SUNAFIL, que no toca a estos miserables ni con el pétalo de una rosa.

Con esta situación de emergencia nacional la producción de alimentos es una de las pocas industrias que no paraliza sus actividades, pero contempla la medidas de máxima seguridad para que el personal no se vaya a contagiar con el Covid -19. Pese a estas exigencias en la labor diaria todo sigue igual muestra de ello son las quejas que hemos recibido de los explotados quienes indignados nos cuentan sus. penurias. Al preguntarles porque aguantan tanto la respuesta es unánime : ” la necesidad de trabajo Sr. y si nos quejamos nos dicen trabaja si quieres sino te largas”. De esa necesidad precisamente se aprovecha los explotadores para mellarlo diariamente.

¿Quienes son los inhumanos? Los dueños de la mayoría de fundos, pero a estas horas las quejas llegan más de agroindustrias como SUNFRUIT, esta empresa ubicada camino a San Juan Bautista, nos informan no habría fumigado su planta y menos les entrega a los de trabajadores sus mascarillas ni guantes exponiéndolos al contagio, eso sin contar que no les ponen movilidad y además estarían contaminando uno de los canales cercanos a la planta.

Otra joyita de una larga lista de empresas es el complejo Agrindustrial Beta, que lleva a su personal en buses repletos como sardinas sin la limpieza del caso, además en las plantas de producción no se respeta el aforo de personal y en el comedor no hay efectivas medida de salubridad. Llamados de auxilio también hemos recibido de los trabajadores del fundo PROAGRO ubicado en Cachiche, a su personal estable les a dado vacaciones, a los de campo y planta no les otorga ningún elemento de seguridad y para la sed les da agua de pozo. Una situación similar es en agrícola Checa, acá le prometieron mascarilla, alcohol y hasta hora nada, encima han recibido como 300 nuevos trabajadores que laboran en peores condiciones.

Solo son algunos nombres de empresas que por décadas han hecho lo que les da la gana, esperemos que se corrijan por el bien de sus subordinados y de sus conciencias aunque parece que muchos de estos empresarios no las tuvieron, sólo piensan en su bienestar y para nada en los que con su esfuerzo les ayudan a hacerse cada día mas ricos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí