La Contraloría reveló que de los 956 efectivos policiales que prestaron servicios en las 13 comisarías de Ica visitadas en el operativo realizado en mayo y junio último en el marco del control en la emergencia sanitaria, a 747 policías (78%) no se les realizó la prueba rápida para detectar posibles contagios por la COVID-19, lo que no habría facilitado el monitoreo, vigilancia y toma de decisiones respecto al impacto de la enfermedad en sus efectivos.

Como resultado de este operativo efectuado en 13 comisarías de un total de 35, se verificó que, al 5 de junio, la prueba rápida se realizó por lo menos una vez a 209 (22%) efectivos policiales. Estos datos se encuentran consignados en el Informe Consolidado de las visitas de control a las comisarías de la Policía Nacional del Perú N°001-2020-CG/SIE-VCE de 31 de julio de 2020.

Cabe precisar que en la Resolución N° 239-2020 del Ministerio de Salud (MINSA) que aprueba el Documento Técnico: Lineamientos para la vigilancia, prevención y control de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición al COVID-19, figura en el numeral 6.1.19, la categoría de Riesgo Medio de Exposición a dicha enfermedad, dentro de la cual está comprendido el personal de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas.

La norma también señala que la periodicidad de la aplicación de las pruebas para COVID-19 está establecida en el “Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo”, por el profesional de salud correspondiente.

Pruebas COVID-19 a efectivos policiales (Al 05 de junio de 2020)

Departamento %
Con prueba %
Sin prueba Cantidad con prueba Cantidad
sin prueba Cantidad
efectivos policiales
Ica 22% 78% 209 747 956
Fuente: Formatos de visitas de control

Según la información recabada, de los 209 efectivos policiales a quienes se les realizó la prueba rápida, 49 fueron positivos (23%).

Mascarillas
Respecto a la entrega de mascarillas simples, el informe señala que, de las 13 comisarías visitadas en la región, todos recibieron dichos implementos de bioseguridad por parte de sus respectivas unidades ejecutoras para su posterior distribución entre los efectivos policiales.
Asimismo, el informe de la Contraloría señala que 4 comisarías (31%) no recibieron mascarillas Tipo N95 por parte de sus unidades ejecutoras, mientras que 9 unidades policiales (69%) sí recibieron dicho implemento de bioseguridad al 5 de junio.

Es necesario precisar que de acuerdo al documento técnico Lineamientos para la vigilancia, prevención y control de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19 del MINSA, el uso de equipo de protección respiratoria (FFP2, N95 o equivalentes) es de uso exclusivo para los trabajadores de salud con muy alto y alto riesgo de exposición biológica al virus que causa la COVID-19. Dicho documento indica además que de acuerdo con el nivel de riesgo de los puestos de trabajo, se deben considerar los mínimos estándares de protección respiratoria.
Hechos adversos
En el operativo de la Contraloría se supervisó el proceso de recepción, almacenamiento y distribución de los implementos de prevención ante la emergencia sanitaria; así como la situación de las instalaciones del comedor o ambiente en el cual los efectivos policiales toman sus alimentos, identificándose los siguientes hechos adversos:

• De las 13 comisarías visitadas, en todos es decir en el 100% los documentos que sustentan el ingreso de los implementos de prevención (entregadas por la Unidades Ejecutoras de la PNP) no precisan características técnicas (material, unidad de medida, tamaño, color y marca), fechas, ni responsables de la entrega y recepción, lo que no permitiría la trazabilidad del proceso de internamiento y disponibilidad de los implementos para su distribución.

• En las 13, es decir en el 100% de comisarías se presentaron debilidades en el control de las mascarillas y guantes descartables en el almacén (falta de registro de fechas y cantidades de implementos que se retiraron), así como en su distribución. Dicha situación no permitiría corroborar el saldo real, ni la cantidad y oportunidad en que fueron distribuidas.

• En 9 es decir el 69% de comisarías se identificaron inadecuadas condiciones de almacenamiento de los implementos de prevención (falta de anaqueles o estantes, se encontraron bienes en contacto con el suelo, polvo y productos contaminantes, entre otros), lo que pondría en riesgo la conservación y disponibilidad de los implementos para la protección policial.

• En 2 comisarías, es decir el 15%, se evidenciaron inadecuadas condiciones de conservación e higiene de la cocina, comedor o ambiente destinado a la alimentación, como utensilios deteriorados, cocinas y alacenas oxidadas, con rajaduras y sin puertas, mientras que algunas personas encargadas de la manipulación de alimentos no tenían las mascarillas puestas, lo pondría en riesgo la salud de los policías.