Siempre y para suerte nuestra las grandes pandemias que azotaron el mundo en los últimos años no se iniciaron en nuestro país sino en el otro lado del mundo, en las grandes urbes. Si hubiese sido lo contrario muchos no hubiésemos vivido para contarlo.

Esta situación nos da capacidad de reacción porque cuando las epidemias llegaron al Perú como es el caso de la gripe H1N1 ya se sabia como actuar y una de las primeras medidas por experiencia de otros países antes afectados fue suspender las labores escolares.

En el 2009 se adelantaron las vacaciones de medio año en colegios públicos y privados del 15 al 31 de Julio, incluso días después estas se ampliaron hasta el 10 de agosto de ese año.

Esta medida fue crucial para evitar más contagios, pese a ellos hubo 10O51 afectados, la tasa de mortalidad fue baja con sólo 268 muertes. En Ica se presentaron 60 casos, 5 de ellos pasaron a mejor vida. Especialistas de la Organización Mundial de la Salud, saludaron la iniciativa del gobierno peruano por tal medida.

Ante esta experiencia es bueno replicar lo actuado hace 11años, prolongando el inicio de clases por lo menos hasta abril y suspender como ya se ha determinado ayer toda actividad pública, como medida de prevención, aunque estas traigan molestias e incomodidades.

No es crear pánico simplemente prevenir para luego no lamentar. A la larga esta acciones evitarán un problema más grave como sucedió en el verano del 91 con la epidemia del cólera, enfermedad milenaria de la India y que hace tres décadas más de 300 mil peruanos presentaron sus síntomas muriendo cerca de tres mil, producto de la irresponsabilidad de las autoridades de esa época que minimizaron la epidemia y un país en vías de desarrollo como el nuestro ese tipo de acciones podrían ser fatales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí