Un gran avance en la lucha contra la pesca ilegal en la Reserva Nacional de Paracas representó el decomiso de más de 30 cartuchos de dinamita y 50 detonadores, durante un mega operativo especial desarrollado de manera articulada entre el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), la Policía Nacional del Perú y un grupo de pescadores artesanales que son reconocidos como guardaparques comunales voluntarios.

Ante las denuncias de pesca ilegal con explosivos en algunos sectores de esta área natural protegida, el Sernanp en coordinación con la Dirección de Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú, iniciaron un trabajo de seguimiento a los pescadores ilegales en los sectores de San Andrés y Pisco, logrando realizar un operativo que tuvo como resultado la detención de una persona que se encontraba trasladando explosivos desde el interior de la Reserva y que fue puesto a disposición del Ministerio Publico.

Como parte de las investigaciones y con el testimonio del detenido, se logró identificar al sector Arquillo (al interior de la Reserva) como la zona donde se almacenaba cartuchos de dinamita, detonadores y mechas que eran utilizados para la pesca ilegal con dinamita. El material fue hallado escondido entre las rocas y peñas de la playa, para luego ser trasladados hasta la dependencia policial de Paracas.