La oficina de la Defensoría del Pueblo en Ica demandó a la Municipalidad de La Tinguiña implementar mecanismos para que la población de este distrito pueda efectuar de manera remota el pago del servicio de agua potable, a fin de evitar que se exponga a posibles contagios por el COVID-19 al verse obligados a acudir a la sede del municipio y formar largas filas de espera.

Este requerimiento se realizó tras las quejas formuladas por ciudadanas y ciudadanos de este distrito referidas a problemas en el servicio de agua potable, lo que permitió detectar que, a más de seis meses de la emergencia sanitaria por el COVID-19, la empresa municipal para el servicio de agua potable y alcantarillado – Semapat, aún mantiene como única forma de pago la vía presencial. Cabe señalar que ello contravendría el Decreto Supremo N° 094-2020-PCM, el cual establece que las entidades públicas deben priorizar la virtualización de trámites y servicios.

De otro lado, el representante de la Defensoría del Pueblo en Ica, Jorge Hernández, recordó también que la Ley Orgánica de Municipalidades establece como una de las atribuciones de alcaldesas y alcaldes el defender y cautelar los derechos e intereses de la municipalidad, así como de vecinas y vecinos.

Según se informó, en el distrito de La Tinguiña se registran más de 1080 casos positivos de COVID-19. En ese sentido, como parte del pedido, la oficina defensorial pidió también al burgomaestre que ponga a disposición de la ciudadanía diversos canales no presenciales, como líneas telefónicas, WhatsApp o correo electrónico, para la atención de quejas y consultas.