La oficina de la Defensoría del Pueblo en Ica requirió a las autoridades municipales de los distritos que conforman la provincia de Ica, adoptar medidas urgentes a fin de garantizar que se continúen cumpliendo los lineamientos para prevenir contagios por COVID-19 en las distintas sedes ediles.

El pedido fue formulado tras los resultados de una supervisión a cargo de la oficina defensorial en 10 de los 14 distritos que conforman la provincia iqueña, donde se pudo advertir que se habrían relajado algunas de las normas de bioseguridad para evitar contagios por COVID-19.

La supervisión se realizó en los locales de las municipalidades de Salas Guadalupe, Subtanjalla, San Juan Bautista, San José de Los Molinos, La Tinguiña y Parcona. Asimismo, en las sedes de Los Aquijes, Pachacutec, Santiago y Ocucaje.

En estos establecimientos se pudo detectar, por ejemplo, que no cuentan con la señalización necesaria para el respeto del metro de distancia mínimo entre las y los ciudadanos que esperan ser atendidos, tanto en el interior como en los exteriores de los locales.

Entre otros aspectos, se pudo apreciar también que el personal que atiende en todas las sedes municipales no usa protectores faciales y que no se toma la temperatura al público. Asimismo, que los servicios higiénicos no cuentan con papel tolla ni jabón, y que en muchos casos carecen del servicio de agua para el lavado de manos.

Para la oficina de la Defensoría del Pueblo en Ica, la reducción de las medidas para evitar la propagación del COVID-19 por parte de algunos municipios de la provincia de Ica, podría constituirse en un peligroso foco de contagio, que contribuiría a una segunda ola de casos en esta región, donde se han registrado más de 28 000 contagios y más de 1600 fallecimientos según el último reporte de la Dirección Regional de Salud.

Por ello, mediante comunicación con las autoridades de estos distritos, la Oficina Defensorial de Ica les exigió disponer la implementación inmediata de elementos de señalización en todas sus sedes y la adquisición constante de equipos de protección para el personal que atiende al público. Además, como parte de las recomendaciones, se les instó a garantizar la compra permanente de artículos de limpieza y desinfección para el mantenimiento de los servicios higiénicos y a contar con profesionales de la salud que se encarguen de controlar la salud de las y los trabajadores.

“Hemos podido observar que muchos municipios de la provincia de Ica han relajado las medidas de protección frente al COVID-19 y eso es inadmisible en una región que ha sido sumamente golpeada por la pandemia, por ello estamos exigiendo que se continúe ateniendo a la ciudadanía pero preservando la salud del público y del personal que labora en estas entidades”, sostuvo Jorge Hernández, representante de la Defensoría del Pueblo en Ica.