El compromiso de llevar gas natural a más familias peruanas se viene cumpliendo, y no sólo en Lima. A las más de 60 mil familias que gozan de los beneficios del gas natural, se suman los clientes de comercios e industrias de Ica, que cuentan ahora con un combustible más económico, eficiente y amigable con el medio ambiente.

La empresa del Grupo Energía Bogotá, mediante una concesión que le otorgó el estado peruano, para distribuir gas natural en la región de Ica, ha sido la encargada de construir y operar la red de más de 300 kilómetros de gasoductos y más de 1,700 kilómetros de redes de distribución que atraviesan Pisco, Chincha, Ica, Nasca y Marcona.

“Estamos en el proceso de revisar nuestro plan quinquenal con las autoridades para asegurar la presencia de gas natural en la región”, señala Arturo Ledesma, Gerente Comercial de Contugas. “En los próximos cinco años instalaremos 20 mil conexiones adicionales”, añade.

Si bien el mayor número de conexiones son domiciliarias, también hay una gran cantidad de industrias en la región que demandan grandes volúmenes de gas natural. “Ica es una región con una importante actividad industrial que se desarrolla en varias localidades. Estamos acompañando este desarrollo”, afirma Ledesma.

Actualmente, Contugas cuenta con un 41% de penetración en el mercado de agroindustria, localizado mayormente en Pisco, Chincha e Ica, y hay un 59% que está en habilitación, detalla José Olivera, responsable de soluciones industriales de la empresa. Y las expectativas son altas.

Perspectiva agroindustrial

Dentro de las principales agroindustrias atendidas por Contugas destacan La Calera, Santiago Queirolo y Viña Vieja. Pero también procesadoras como Virú; o fundos como Bodega Tres Esquinas y Viñedos Tabernero, entre otras. El gas natural se aplica en diversos procesos: generación de calor para el secado, producción cartón, autogeneración de electricidad, entre otros.

“Las (empresas) agroindustriales utilizan frío para conservar sus productos (frutos), siendo parte importante en el proceso de exportación, generando un elevado consumo de energía eléctrica. A su vez, abriendo una importante oportunidad de eficiencia energética a través del gas natural desarrollando proyectos de auto generación eléctrica.

Aún quedan muchas industrias por conectar y es todo un desafío”, afirma Olivera. El principal obstáculo para conectar estas empresas es su dispersión geográfica. Por eso, venimos trabajando un plan en el que nuestras redes crezcan de la manera más eficiente posible”, apunta Ledesma.

Para ello, explica, están tratando de generar la mayor cantidad de conexiones y de volumen posible: “Hay que analizar las inversiones en el tendido de las redes para poder llegar con costos unitarios adecuados que nos permitan optimizar los costos operativos de nuestros clientes”.

Rol promotor

Contugas se define como un distribuidor de gas natural, pero también como un promotor de proyectos en torno a este combustible. Por ello, están apostando por el uso de nuevas tecnologías, como transportar el Gas Natural Comprimido (GNC) y como Gas Natural Licuado (GNL).

“Esta tecnología está en un proceso de ser conocida y las [empresas] agroindustriales la están analizando. Definitivamente, reemplazará a otro tipo de suministros, como el diésel. Generará ahorros interesantes y su eficiencia energética es mucho mejor, sin contar su menor impacto en el medio ambiente, pues la contaminación se reduce”, comenta Olivera.

“Hace dos semanas se aprobó el reglamento que estuvo prepublicado hace casi dos años. Ello nos permite realizar esta actividad adicional, que hará que todo el sector de transporte de largas distancias que hoy en día consume diésel migre al GNL”, explica Ledesma.

El GNL requiere de tanques más ligeros, de baja presión y concentra unas 600 veces su volumen. “En términos prácticos, eso significa que un tanque de GNL para un tracto le va a dar una autonomía similar a la de un camión diésel, más de 800 o 900 kilómetros por tancada”, indica Ledesma. El ejecutivo señala también que cada vez más empresas están interesadas en instalar plantas de licuefacción y estaciones de servicio que suministren el GNL. Pero incluso va más allá: “Disponiendo de GNL, nos permitiría establecer ‘estaciones satélites’ para la distribución del gas natural y resolver el problema logístico de la dispersión geográfica de las empresas agroindustriales. Ese es el futuro inmediato del desarrollo del gas natural”.

Tomado del sitio web de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía.