La Gerencia Regional de Control de Ica, identificó situaciones adversas relacionadas al proceso de recolección, transporte y disposición final de residuos sólidos acumulados en el distrito de Chincha Alta, los cuales podrían generar contaminación y afectar la salud pública por la propagación del COVID-19. Ante ello, la Municipalidad Provincial de Chincha, no habría efectuado la supervisión oportuna a fin de prevenir los riesgos alertados.

La comisión de control comprobó la presencia de residuos y desechos de materiales de construcción, generando contaminación y focos infecciosos que ponen en riesgo la salud de la población y caos en el tránsito vehicular y peatonal de la ciudad. Se verificó además, que los residuos son vertidos en el botadero de Pampa de Ñoco, generando daño para el medio ambiente.

El informe de control N° 028-2020-OCI/0405-SOO evidenció que los encargados del servicio de limpieza no cuentan con los equipos de protección personal adecuados que aseguren condiciones de trabajo dignas que garanticen un estado de vida saludable. Los resultados se dieron a conocer a la entidad el pasado 13 de noviembre para que tome las acciones preventivas y correctivas.

DATO:

De acuerdo a la normativa, las municipalidades son las responsables de los procesos de recolección, transporte y disposición final de los residuos sólidos de origen domiciliario, especial y similar, así como de los escombros, los desmontes de obras menores, el servicio de barrido y limpieza de vías, plazas y demás áreas públicas, en el ámbito de su jurisdicción. También se supervisa el uso del presupuesto destinado a limpieza pública.

En todas las jurisdicciones que visita La Contraloría, se verifica si la prestación del servicio de limpieza pública a cargo de las municipalidades se realiza de manera continua, regular, permanente y obligatoria, en concordancia con la normativa vigente y estipulaciones contractuales.