Emocionado y con los brazos abiertos corrió un menor para abrazar a su padre, pero no logró hacerlo ya que fue detenido inmediatamente como medida de precaución por la alta exposición al COVID-19.

El pequeño sin comprender la situación, quedó mirando fijamente a su progenitor, quien se toca el rostro para romper en llanto.

El padre es un médico y así como este caso, hay muchos médicos que no pueden ver a sus familias ni a sus hijos debido a que pueden contagiarlos de coronavirus. Por este motivo, te exhortamos a que te quedes en casas y así evitar que la enfermedad se extienda a más personas .

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí