El hombre de 42 años fue hallado muerto en su vivienda ubicada en el jirón Cascanueces, en el distrito de Santa Anita.

Fue encontrado atado de manos y pies con cinta de embalaje y se le robó 70.000 dólares, relojes y un arma de fuego.

Julio César Aguirre Alegría ingresó a su vivienda la tarde del último miércoles 18 de agosto junto a una joven para beber alcohol, según el testimonio de un amigo suyo a La República“A las 5.30 p. m., él (Julio César Aguirre) envío una foto a un amigo donde se le ve con una chica venezolana. Para las 6:30 p.m. su celular ya estaba apagado (…).

Fue encontrado maniatado. Estaba totalmente atado con cinta de embalaje, hasta el cuello. Presumimos que murió por asfixia”, sostuvo Alaín Martínez.

Aguirre Alegría tenía restaurantes y se dedicaba a la venta de vitaminas y alimento para gallos. Efectivos de la Policía Nacional cercaron la zona para poder iniciar con las investigaciones.